Con todos ustedes, el gran Bill Plympton

El "rey de la animación indie" imparte una genial masterclass en la primera jornada de Animayo Gran Canaria 2024

CINE Y TELEVISIÓN 08/05/2024 FRAN VILLALBA FRAN VILLALBA
bill-plympton-animayo_noticias-de-gran-canaria
Bill Plympton durante su masterclass en Animayo Gran Canaria 2024 I Fotos: Animayo

Bill Plympton (Portland, Estados Unidos, 1946) forma parte del club de lo que me gusta llamar "famosos desconocidos". Me refiero a esos magníficos artistas (Quentin Dupieux o Takashi Miike serían otros ejemplos) a los que quienes controlamos el circuito de festivales y estamos muy metidos dentro del mundo del cine conocemos sobradamente y veneramos como las grandes estrellas que son, pero que la gente de la calle muchas veces no tiene ni idea de quiénes son.

De ahí que en el caso de Plympton muchas veces sea necesario hacer mención a sus dos nominaciones al Oscar (que eso siempre da caché) o a que se ha ocupado de algunos gags introductorios de Los Simpson. Lo cual, siendo cierto, no deja de ser al mismo tiempo injusto, porque Bill Plympton es mucho más que eso.

Y lo ha vuelto a demostrar en la jornada inaugural de Animayo, festival que apadrinó en sus comienzos hace casi dos décadas (¡cómo pasa el tiempo!) y que ha querido volver a visitar, aunque sea en forma de visita relámpago. Plympton ha dado una clase magistral (en todos los sentidos) donde ha vuelto a demostrar su inteligencia, cercanía y amor por la animación.

Quizás la mejor manera de entender la figura de este auténtico hombre del Renacimiento (escribe, dirige y dibuja todos sus cortos y largos... y cuando digo que dibuja me refiero a que lo hace todo él, no tiene un equipo de animadores detrás, por increíble que parezca) es a través de una de las anécdotas que contó en la charla.

De niño, Plympton estaba tan enamorado del trabajo de Walt Disney que llegó a mandar una carta a la compañía pidiendo trabajo (que lógicamente no consiguió). Pues bien, pasados unos años, y después de su primera nominación al Oscar por el cortometraje "Your face", un abogado de Disney se plantó en su oficina, con una oferta de un millón de dólares. El sueño de su infancia hecho realidad.

Pero Plympton entonces preguntó si mientras trabajaba para la compañía de Mickey Mouse podría seguir haciendo sus cortometrajes en ratos libres y fines de semana. "Sí, pero todo ese trabajo pertenecerá también a Disney", le respondieron. Y en ese momento decidió rechazar la oferta. Porque comprendió que hacer sus propios proyectos le hacía más feliz que ganar grandes sumas de dinero.

Ese es Bill Plympton. El último gran cineasta de animación independiente. El hombre que confiesa no ser rico pero sí feliz con lo que hace, con la satisfacción de que cada mañana se puede levantar y dibujar lo que le apetezca. Sabiendo que poner en marcha sus proyectos le lleva más tiempo, le cuesta más esfuerzo, pero que el resultado también le trae muchas más alegrías.

bill-plympton-animayo_la-gaceta-de-gran-canaria

Siendo como es, una persona tan generosa (no dejó de insistir en que todo el que quisiera fuera a verle después de la charla para hacerse una foto con él y llevarse un dibujo suyo), estoy seguro de que no le molestará que comparta aquí lo que en la charla vino a llamar "El dogma Plympton". Tres consejos que él sigue a rajatabla y que siempre le han funcionado:

1. Hacer cortometrajes cortos. O como dice el artista, "a nadie le gusta estar atrapado 20 minutos en una historia que a lo mejor no le gusta". Aparte de que a mayor duración, menos posibilidades de que las cadenas de televisión o los festivales compren tu proyecto.

2. Hacerlo barato. Intenta usar siempre que sea posible música libre de derechos. O si no, pídele la música a alguna banda local desconocida, que a lo mejor incluso terminen pagándote por usar sus temas. Si conoces a algún actor famoso, llámale (directamente, no a su representante, que esos siempre quieren cobrar) y pídele que ponga voz a algún personaje como favor personal. Recorta gastos y así será más fácil lograr beneficios.

3. Hacerlo divertido. Si quieres contar tu historia, o hacer algo experimental o muy político, por supuesto que estás en tu derecho y puede que el resultado sea excelente. Pero poner humor ayuda a vender el producto más fácilmente.

En eso se resume su filosofía. En perseguir tus sueños pero de manera realista, intentando entender la parte de negocio de esta industria. Y son dos mundos, lo creativo y lo económico, que pueden coexistir, y él es la prueba viviente, ya que ha conseguido crear un estilo muy personal, único y con el que se gana la vida. Como consejo a los jóvenes que abarrotaban el salón de actos del Cicca no está nada mal.

Y así transcurrió la charla, entre proyecciones de cortos y anécdotas que tenían como protagonistas a personalidades del calibre de Quentin Tarantino, Matt Groening o Tom Waits. Una masterclass repleta de perlas de sabiduría mezcladas con divertidas historias en la que incluso tuvo tiempo para confesar que no le gusta el anime (está en su derecho). Pero siempre desde el respeto y las buenas formas, otra de sus grandes señas de identidad.

Su presencia en Animayo, breve, como digo, se completa con una selección de cortometrajes y la proyección de su última película, "Slice" (que ya había preestrenado el propio festival el año pasado en una sesión especial), todo ello este miércoles.

Y si no pueden acudir, o se han enterado tarde, y sobre todo si pertenecen a ese grupo de gente de la que hablaba al principio que no conocen el trabajo de Bill Plympton, les animo a que le den una oportunidad. Y no hay excusa sobre las dificultades para comprar sus películas, ya que en youtube tienen una buena muestra de su trabajo. Sé que no es el mejor modo de aproximarse a su obra (lo ideal es ayudar económicamente a los artistas, sobre todo los independientes) pero peor aún me parecería que siguiera siendo un desconocido para uno solo de ustedes. Porque Bill Plympton es, en mi modesta opinión, un auténtico genio. Y a los genios hay que saber ubicarles siempre.

(y aunque Plympton ya no esté, recuerden que el Festival Animayo continúa hasta el sábado 11, con invitados de la talla del director John Musker o Shuzo Shiota).

Noticias de Gran Canaria I La Gaceta de Gran Canaria
Te puede interesar
Lo más visto